Feeds:
Posts
Comments

Archive for January, 2012


I

Las ramas inclinadas hacia mí,
un árbol  escuálido y húmedo
emerge de golpe de un rincón familiar,
rojas bayas aun pegadas a la fronda,
hasta ocupar el centro del escenario
en la estrecha callejuela donde
el perro y yo nos amparamos  
de la lluvia que arrecia debajo
de esa fronda doblegada y triste.     
Ello me evoca las muchas
reencarnaciones y reinvenciones
que todos cumplimos en este tránsito
desde y hacia lo desconocido:
como aquel día en plena juventud
con el sol salpicado de rocío
en una urbe cinco veces más grande
y más ruidosa que ésta, donde
yo vislumbraba un cielo desdibujado
por deseos ilimitados
en pos de tantas minucias
que creemos importantes
en la juventud fugaz
para descubrir demasiado tarde
que carecen de importancia,
largo catálogo de “esto y aquello”
que se acumula año tras año
hasta el día en que despiertas
y sales corriendo hacia
una visión purísima.
de súbita claridad
que llega con el fracaso
y nos deja llevar
por la corriente.
Al fin nos damos cuenta
de quiénes somos realmente
porque en las sombras nocturnas,
ya pasada la tormenta,
al estar desarraigados,
vemos la visión preclara,
el fruto de respirar muchos años,
de engañosos jueguitos,
y tantas batallas libradas…

¿Por cuántas calles
habré yo transitado
en distintas tierras
para regresar siempre a casa
empapada y desmirriada
por la vida?

Curioso que mi memoria se dispare
en medio de este chubasco,
en este nuevo lugar
y justo al despuntar el día.
Más allá de la cortina lluviosa,
diviso un enorme sauce llorón
que nos amparó a los dos.
ambos de alma joven e intensa,
para darnos el primer beso
cara a cara, boca a boca,
en medio de la modorra
de un verano sureño,
Allí mismo percibí el aroma
de la vida que nos esperaba,
y pulsé el corazón
de los hijos aun por nacer.
Aceptamos el desafío,
y entonamos la canción
de nuestras vidas unidas
hasta que enmudeció tu voz
y su cadencia de ternura
mi existencia abandonó.

El perro se me adelanta
como si adivinara
lo que estoy rememorando
y tira de la correa.
Es que sabe demasiado
e insiste en mantenerme
por el buen camino
del AHORA.
Reanudamos el paso hacia
nuevos aguaceros matinales
mas sigo sintiendo
la emoción de aquel beso
que perdura en mi memoria
como gotas de rocío.
.

II

Esta noche el cielo llora que llora,.
de pie sobre el pórtico escucho
en el fresco aire nocturno
la melodía de voces de aquellos
que hemos amado y hemos perdido,
y que ahora me subyuga
más que los cánticos pluviales
y atesoro en mi memoria:
madre te escucho,
hermano te perdono,
amor te amo.
Esta noche dormiré
profundamente
arrullada por la lluvia.

III

En la luz de la mañana
entreabro las persianas
y alcanzo a ver el horizonte
bordeado de una cenefa
de rayitos de sol,
visión que sólo dura un instante
mas me regocija
ante la danza del tiempo.

Advertisements

Read Full Post »

I. One more sunset

It’s Christmas Eve,
at Maggie and Steve’s place-
I call  it Lakeside Villa,
a tribute
to its unique
natural setting.
where  sunset
is a cosmic wonder.
On a nearby shore
a row of average homes
display yuletide bulbs-
no humans in sight.
A good point of reference
for the time when
the horizon launches
its multi-colored spectacle:
among sheered gray clouds,
yellow,
orange,
violet stripes,
dovetail with gold beams,
creating a magic mosaic
slowly descending
from the celestial dome
anchored to a still-radiant
sun as its dips
lower and lower
below earthly edges.
An instant
ephemeral
yet eternal,
valid paradox
for what life
on earth
is all about.
On an island close by,
the profile of a banyan
reflects on bosky leaves
the colliding forces
to remind us we are part
of circular,
cyclical time.
When darkness
envelops the celestial roof,
light bulbs on lakeside homes
seem puny and irrelevant:
mankind’s futile effort
to trump mother nature.

Along the upper darkness
airport-bound jets
twinkle tiny beams,
their distant reflection
on the lake evokes
minuscule fireflies
wanly skimming
the water.

Both these wonders
are indeed
poignant metaphors
for our transient stay
on this earth,
and inspire this
humble
welcome
to Christmas
in the morrow.

II. A Creature of Symbols

As a poet, good or bad,
I’m a creature
of symbols,
gestures,
omens,
whims,
intimate cabalas
and this Christmas
I will merrily indulge
on a couple of new ones.

I’ve coined a new
pseudonym to sign
a few of my poems:
“The Irreverent Patriarch”,
marking my  90 years
and rationalizing
grouchy outbursts,
a warning to those
who refuse to accept
me for what I have been,
continue being
and will always be:
myself
oblivious to sermonizing
and cheap amateur
psychoanalysis
by others.

III.  Chaotic Xmas Morning

Noon marked
a chaotic
noisy,
sentimental,
exchange of gifts,
a folksy paean to
“It’s nobler to give than
to receive,”
with active roles
by family’s dogs –
hopping, barking, lapping,
whiffing for treats
in discarded gift wrappings.
When my turn came to give,
I issued the first ukase
from “The Irreverent Patriarch”:
This year, I can’t afford
expensive gifts –
and anyway I hate shopping –
especially confined to a walker,
so I’m giving loved ones
bits of my own long life:
books, paintings,
intimate mementoes,
including,
for the men,
old ties I’ll never wear again,
but have been everywhere
and seen everything.
And for my extended
human and  canine
family
a few inner outbursts like
this Christmas poem.

Read Full Post »

I.      

        The branches are leaning
        in my direction –
        a wet and spindly tree
        in the night’s storm
        has shifted
        awkwardly
        from its quiet corner –
        red berries
        still clinging to its branches,
        to full blown
        center stage
        of this narrow street –
        the dog and I
        curve our wet selves
        around
        its sad distorted form:
        and I reflect
        the many incarnations
        and re-inventions
        we all suffer
        in this journey
        to who knows where
        from who knows where:
        I remember days
        of slippery growth
        toward a rain drenched
        sun
        in a city 5 times as large
        and loud as this,
        where my eyes
        glanced toward
        skies blurred
        by my limitless
        desires
        for all the many
        endless
        things
        we think
        are so damn important
        in our slippery youth,
        only to find out
        way too late
        for some
        how little they matter –
        take all the long list,
        the hordes
        of who knows what –
        you name it:
        line it up
        from one year to the next,
        and then wake up
        and
        walk away –
        to have  the pure vision:
        sudden clarity
        that comes from failure,
        from letting go
        of the many trappings
        we like to say
        are who we are,
        because
        in the night’s dark light,
        after the storm –
        when you have been
        uprooted,
        that’s when you
        wake up
        to the clearest
        sight,
        the long breath
        of many years
        in the making,
        the games done,
        played out
        and the battles tired
        down to the very end……

        How many streets
        have I walked
        in how many varied lands,
        to always return
        home
        spindly,
        and
        drenched
        in
        life…

        Funny what triggers
        memory:
        here in this downpour,
        in this new place
        on this new day
        I see past the rain
        to a huge weeping willow
        reaching its tears
        toward us
        as we touched
        young
        restless souls
        face to face
        and kissed.
        It was our first
        and in the summer’s
        heat and wet Southern breeze
        I could smell the faint scent
        of our life to be,
        feel the heartbeat
        of our sons
        not yet born…
        We forged our struggle,
        sang our life song
        until your voice faded,
        and its sweet rhythm
        fell from my life……..

        The dog stares past
        me,
        like he’s seen
        what I am picturing –
        and tugs at his leash:
        he knows way too much –
        and keeps me
        in the straight and narrow
        of now.
        We move
        again
        toward more
        morning rain,
        and I can taste
        that kiss
        sweet
        like
        these rain drops….
        it’s worth keeping.
                    II.
        Tonight,
        the sky is still weeping,
        I stand on the porch
        listening
        in the cold night air
        and I hear voices:
        a long medley
        of sounds
        from those loved and lost:
        they wrap themselves
        around me
        in a loud
        beat
        louder than any rain:
        its a song
        worth keeping –
        madre  te oigo,
        hermano te perdono,
        amor te amo:
        Tonight,
        I will sleep deeply
        lulled by the rain…
                III.

        In the morning light,
        I open the blinds
        look to the horizon
        and see a thin
        golden band of
        sunlight –
        it lasts only a fragment
        and I rejoice
        in the dance of time…..

Read Full Post »

I.
El último ocaso antes de Navidad

Es Nochebuena
en casa de Steve y Maggie
apodada Villa al Borde del Lago,
honrando su entorno natural
donde cada puesta del sol
es un portento sideral.
Sobre costado cercano,
una hilera de casas chatas
con lucecillas navideñas
y ausencia de  habitantes.
Buen punto de comparación
cuando en el horizonte
se inicia su explosión el ocaso:
entre deshilachadas nubes grises,
franjas anaranjadas, amarillas,
moradas, verdes, más súbitas
ráfagas de violeta y oro,
colosal mosaico
que poco a poco
se desprende
de la cúpula celeste
anclado al sol radiante,
sumergiéndose
cada vez más hondo
tras los bordes negros
que de la matriz terrestre,
una paradoja al tiempo
efímera y eterna,
que revela
nuestra  transitoria
presencia humana
en este planeta.

En un islote vecino
la silueta de un baniano
refleja en frondosas ramas
las colosales fuerzas que chocan
y nos hacen parte
del rodar del  tiempo
en sus cósmicas órbitas.
Al reinar la oscuridad
en el techo celestial,
las bujías del caserío
lucen pueril,
vano empeño humano
de retar a la Madre Naturaleza.

En las altas tinieblas,
jets rumbo al aeropuerto
emiten rayitos de luz,
cuyo lejano reflejo
sobre el lago
evoca luciérnagas
retozando en las aguas. 

Todas estas maravillas
son metáforas aptas
de nuestro tránsito
en esta tierra
e inspiran estas
humildes estrofas
de bienvenida
a la Navidad
al despuntar el alba.

II.
Un ser que ama símbolos y gestos

Poeta nato, bueno o malo,
y pisciano hasta los tuétanos,
amo los símbolos y gestos,
signos, augurios,
tabús, mantras.
íntimas cábalas,
apodos y pseudónimos. 
caprichos y cábalas.

En esta Navidad
me doy el lujo de estrenar
un par de caprichos:
Me he inventado
el nom-de-plume
de “Patriarca Irreverente”
para ciertos poemas
“El Patriarca Irreverente”,
honrar mis 90 años,
 y justificar mis pataletas
cuando otros se niegan
a aceptar lo que yo soy,
siempre he sido
y seguiré siendo:
yo mismo, reacio
a sermones hipócritas
y baratos psicoanálisis
de entrometidos,
ya sean éstos extraños
o miembros de familia.

Desembuchado lo anterior.
mi segundo gesto
ess confirmar en el acto
que nombro
dos nuevos nietos
 y una bisnieta postizos.
Los primeros son
Matt, el hijo de Steve,
y Robbie, fiel amigo de Maggie
desde la universidad.
Con ambos comparto
una profunda empatía
por su inteligencia,
sensibilidad
y humana compasión
¡Bienvendos, compinches,
al clan lunático,
 impredecible
de los Zalamea!

Mi nueva bisnieta
postiza es Emelyn Gabriela,
de tres años,
alias “La Pomposa”,
por sus gestos de princesa,
destinada a quebrar
muchos corazones,
y única nieta
de Lourdes,
la eficaz y compasiva
señora nicaragüense que vela
por mi salud y bienestar
y ha agregado muchos
años a mi vida
para seguir escribiendo.

III.
Eufórico ritual de Navidad

Poco antes de mediodía
se inició
un eufórico,
ruidoso, emotivo
canje de regalos,
folklórico tributo
al precepto
que es más noble
 “dar que recibir”,
en el cual participaron
los perros de la familia,
la abuelita Tanya
y los nietos Bella y Goyi,
brincando, ladrando,
dando lambetazos
y olisqueando
bocados secretos
en empaques descartados.
Desde el lejano Oregon
llegaban llamadas celulares,
mensajes de texto,
y fotos digitales
de la prole de Pilar
uniéndose a nuestro rito
mientras se daban banquete
con chuletas de cordero,
arroz silvestre y espárragos.

Cuando me tocó
presentar mis regalos,
emití otro decreto
como “Patriarca Irreverente”:
porque este año no tengo plata
y además odio salir de compras
con ayuda de un caminador,
regalo a mis seres queridos
y amigos especiales,
pedacitos de mi larga vida:
libros, cuadros y otros
íntimos recuerdos,
incluso para los hombres
corbatas que ya no usaré más
pero que han viajado por el mundo
y vivido insólitos momentos.                 
Para mi extensa familia
humana y canina,
agrego las erupciones
de mi profundo ser
como este poemilla
en el Día de Navidad.

Read Full Post »


Poco antes de Navidad,
A compartir cinco emotivos días conmigo,
mi nieto menor Mark de 26 años,
precioso aporte de Pilar al clan Zalamea,
dotado con inteligencia, pasión creativa,
sentido de humor y ternura en abundancia,
viajó casi diez horas desde Oregon,
al otro extremo de Norteamérica,
en un avión  trasnochador
con el único fin de cumplir
una cita demasiado postergada
con este vetusto abuelo.
A primera vista me lució
más alto y fornido que nunca,
y todavía más sorprendente,
la nariz redonda que antes
le  impartía un aire infantil,
ahora se  ha afinado aquilina
y estampa en el rostro
la expresión penetrante
de un galán joven del cine
con los ojos intensos
de la sangre mozárabe
de antepasados Zalamea,  
evocando a un Omar Shariff  mozo
o a un seductor Vittorio Gassman.  
Sospecho que su figura electrifica
 a las damas, pronto frustradas
porque Mark le es fiel a Katie,
su novia de la niñez,
con la cual se casa en junio
en la cumbre de una montaña
en pleno centro de Oregon.
Porque que carezco
de una silla de ruedas voladora,
no podré asistir a la boda,
pero si aun sigo vivo en esta tierra,
seguiré la ceremonia
con lujo de detalles,
cortesía de las damas
de mi casa que dominan
los misterios de Facebook.

Nuestra reunión con Mark
se desarrolla tal como
la habíamos planeado:
o sea simplemente
sentirnos más unidos que nunca
compartiendo
sencillos gustos cotidianos:
sabrosas meriendas
de salmón ahumado,
peras maduras,
trufas de nuez y cacao,
que nos trajo en su mochila
a través del continente,
mojadas con vino tinto robusto;
todo bañado con tinto robusto;
ensayando nuevos trucos en la Internet;
organizando mis libros caóticos
para donar tomos redundantes
a la biblioteca pública;
al ocaso pasear con Tanya
alrededor de la cuadra.
Todo esto lo superaron
los ratos compartidos  
a la sombra de los mangos,
él guindado en la hamaca
reservada para sus visitas,
yo en un sillón al lado,
platicando hora tras hora
para dar rienda suelta
a nuestros goces,
sueños,
frustraciones,
temores
mientras Tanya nos mira
con adoración cada vez
que deja de perseguir
intrusas ardillas y lagartijas.
Inspirados por la luz crepuscular,
compartimos un par de secretos
que nadie más conoce
en este mundo transitorio.

Mi sueño más anhelado
sería tener a Mark
mucho más cerca de mí
durante el tiempo,
por breve que sea,
que me resta en la tierra.
Mas los dos somos
soñadores  realistas
(¡Vaya, vaya, qué ocimoron!)
y sabemos demasiado bien
que esto es mero espejismo.

Mientras tanto,
resignado
a la geografâa,
revivo   
nuestra comunión
bajo los mangos,
una y otra vez,
con creciente nostalgia.

Read Full Post »

Si ya pasado el momento
y el tiempo es espacioso
gentilmente irreparable
lo honraré con devoción
al deambular perdida
en la luz tenue del alba
para luego dar un salto
a la neblina matutina
como esa piel tan suave
que una vez fue mía
dos veces nacida
muchas veces
despertada
por las voces
de quienes siguen
en espera de unirse
a esta terrestre danza.

Al observar agonizantes
con el cuerpo desecho
por el peso de la vida
he aprendido
que sus ojos miran
hacia adentro
hacia donde
los lotos florecen
entre vapores invisibles
y el invierno los convoca
a una nueva migración
el retorno
a los hilitos de hielo
sútiles s
y lustrosos
cuyos sueños
van y vienen
y por fin desaparecen.

Aprendí también
a ver con ojos cerrados
crepúsculos
y lunas crecientes
reflejados
en pleno corazón
trazados con suspiros
en silencio
para quienes saben
de estos misterios
mas no pueden
compartirlos.

La luz invernal refleja
blanco sobre blanco
el horizonte se torna brumoso
sin costuras
de vastedad implacable
y cual daga ambarina
el sol se desangra
dorado
en la tibia mañana:
rey constante
con su estela
de años calcinados
que consumen
el  breve lienzo
que es el tiempo.  

Solitaria y erguida
impelida por la fuerza
de tantos
sin rostro
ni forma
que esperan a la vera
la ocasión de nacer
y librar la batalla
con espíritu bravío.

Read Full Post »

Amanece:
el sol
sólido y audaz
emerge del Golfo
en el cielo matinal
mientras
la luna
se despereza
pálida y gélida.

En la playa
estoy de pie
el cuerpo aun
tibio de sueño
y me columpio
en la visión
de esas dos fuerzas
que impulsa  
el solsticio de invierno,
seducida
por las llamas
del sol
cuán péndulo
levemente suspendido
de destellos neblinosos.

Ojos absortos
mente aturdida
anhelo
la fresca claridad
de la luna.

HA-THA

Sol luna
luz sombra
vida muerte
unión
definitiva
y perfecta
que baila al ritmo
de vibraciones telúricas
alrededor de este planeta
firme y contundente
testigo prehistórico
de nuestro clarnor:
“¡Más. más, más!”
hoy mismo ahora
al zambullirnos a diario
con terco abandono
a la postrer destrucción.

HA THA

sol luna
saliente poniente
en eclipse
fusionándose
en unión perfecta.

Altiva  entre los dos
aspiro la esencia
de perfecta simetría
justo en medio de los ojos:
corazón en llamas
mente silenciada
cuerpo
alma
levantándose
y poniéndose
ahora
y solamente
ahora.

Read Full Post »

Older Posts »