Feeds:
Posts
Comments

Archive for November, 2012

My dad and I on my recent visit to Miami

My hero!

Advertisements

Read Full Post »

El viento me azota
en pleno rostro  
mientras atisbo desde la proa
de nuestro pórtico,
que se me antoja como una carreta
llanera con tolda de lona,
cómo rotan las estaciones:
ido el sol del estío,
deja apenas reflejos
en los campos venteados,
pintados con tonos dorados,
de salvia marchita
y quemada,                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    todavía fragante,
 
En las casitas de los azulejos,
hoy desocupadas,
de gastados leños
asoman entre la hojarasca
palitos y espartos.  
Sus inquilinos han partido
pero volverán,
y yo también
he de estar de vuelta.  
Alzan vuelo bandadas
de cigüeñas areneras,
meciéndose esbeltas
en las brisas de otoño.
Aterrizan
urracas gritonas,
irreverentes
picoteando mortecinos fétidos,
en la trocha abandonados
por coyotes al salir corriendo
ante el paso de  algún carromato.
   
Reina en el ocaso
un silencio raro:
ni los aullidos del lobo solitario
perturban las ondas del viento
como proclamando:  
la hora del sosiego ha llegado,
pronto la nieve en  torrentes
ha de acallar la comarca entera,  
suspendido el tiempo,
la vida reflejada  
por el sol tan sólo
al alba y al ocaso.
Escrito está que únicamente
los más fuertes  
llegarán a gozar  
de la nueva primavera
para multiplicarse  y florecer
en las lluvias del verano
alimentándose
de frondas silvestres
en estos días largos y brillantes
de Montana,
donde la noche
extiende lentamente
sobre el cielo norteño
una colosal bóveda flamígera:
anhelada ofrenda
que el viento lleva a cuestas
con el vocerío salvaje
de miles de criaturas
grandes y pequeñas
y así poner fin al
silencio
largo,
y blanco
del invierno.

Read Full Post »